Así fue la final de Copa del Rey más larga de la historia

Dicen que el fútbol siempre otorga segundas oportunidades, y el Deportivo es testigo de ello. Un años antes, el Valencia les dejó, como popularmente se dice, “con la miel en los labios” y sin título liguero. Pero esta vez iba a ser diferente. La Copa del Rey les otorgaba una “revancha futbolística” que no iban a dejar escapar.

Todo empezó un 24 de junio en el Santiago Bernabéu. Los deportivistas asestaron el primer golpe en el minuto 36 gracias a Manjarín. A partir de ahí, la lluvia se cebó sobre la ciudad de Madrid, y aunque el partido prosiguió, la práctica del fútbol era casi una quimera. Aun así, el Valencia fue capaz de poner las tablas en el luminoso por medio de una falta ejecutada por Mijatovic (minuto 71).

La lluvia no cesaba, es más, dejó pasó al granizo, y el colegiado se vio en la obligación de suspender el encuentro cuando restaban 11 minutos para el término de la gran final copera.

Tres días más tarde, el encuentro volvió a reanudarse, con el objetivo de proclamar al flamante Campeón de una Copa del Rey para el recuerdo. Tal honor acabó siendo para el Deportivo de La Coruña, quien anotó el segundo y definitivo tanto obra de Alfredo, jugador que ya había hecho de las suyas con el Atlético de Madrid y que volvió a las andadas con el cuadro coruñés.

Fue el primer título del Deportivo, y la confirmación y antesala de un equipo de leyenda que puso así el broche de oro a la etapa de Arsenio Iglesias como técnico.

Autor: Carlos Garrido (Twitter: @carlosgsport)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 17 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies